DISTRIBUIDORA O COMERCIALIZADORA


La mayoría de los consumidores desconocen cómo funciona el Sector Eléctrico y, por ende, no saben qué empresas participan de la labor de generar, transportar y gestionar la energía desde algún lugar indeterminado (renovable o no) hasta la bombilla que se enciende en el dormitorio. Es una de tantas cosas que funcionan pero que nos parece irrelevante el saber cómo.

Tal vez para todos los usuarios sea así. O tal vez no.

 

Pero en cualquier caso hoy me apetece explicar en cuatro palabras qué son las figuras del Distribuidor y del Comercializador, dos agentes que se suelen confundir, que no tienen nada que ver y sí mucho que decir en la factura de la luz.

 

Contrariamente a lo que se pueda pensar, el mercado eléctrico en España se liberalizó hace relativamente poco tiempo, en el año 1997, con posteriores leyes y reformas que lo han llevado a la situación actual. Hasta entonces, las empresas que se encargaban de transportar la electricidad hasta nuestros hogares (Distribuidoras) eran también las que nos vendían la energía (Comercializadoras), disponiendo de un monopolio estructurado por zonas e imposibilitando la libre competencia en el sector.

En el año 2009 el Estado obligó a separar la Generación, la Distribución y la Comercialización y a crear a aquellas Distribuidoras nuevas empresas diferenciadas si querían participar en las otras actividades. A Endesa en Cataluña, Aragón, Andalucía, Extremadura…, a Iberdrola en Levante, Castilla-León, Euskadi…, y así hasta completar las existentes, se les adjudicó sólo como Distribuidoras la misión de mantener operativas las redes eléctricas, cada cual en su zona asignada. Y punto.

 

Lo que todavía hoy mueve a la confusión del usuario es que el Ministerio les permitiese utilizar el mismo nombre para el resto de las actividades.

 

Así, por ejemplo, existe Iberdrola Generación, Iberdrola Distribución e Iberdrola Comercialización, con el mismo logo e imagen corporativa, lo que induce a pensar que se trata de la misma empresa. Por ley (RD 485/2009) están separadas contable y jurídicamente y no tienen nada que ver unas con otras, pero se les ha permitido jugar al juego del “son la misma cosa” y aprovechar el nombre para mantener una posición de fuerza en el mercado. Las Comercializadoras surgidas en los últimos años tienen que luchar con ese hándicap.

En mi caso, por ejemplo, muchos clientes me siguen preguntando que si nosotros le compramos la electricidad a Iberdrola para revenderla. Y en tal caso, que cómo podemos ser más baratos. ¿¿??

 

Nada más lejos de la realidad.

 

La electricidad que se genera, se vende y se compra en el Mercado Ibérico Eléctrico (MIBEL), algo parecido a la Bolsa para entendernos y al que acuden todas las Comercializadoras a pujar, incluida Iberdrola y todas las demás, y la energía adjudicada se traslada por las Redes de las Distribuidoras hasta la última bombilla, pagándoles un peaje por utilizarlas.
Ese peaje viene establecido en el BOE para todas las Comercializadoras Eléctricas por igual. No puede ser menor a cierto importe, con lo que se imponen las mismas reglas de competencia para todas, aunque sí puede ser mayor.

A fin de cuentas, el mercado es libre.

Así, la empresa Comercializadora (se llame como se llame) acude al MIBEL, compra la energía que necesita para sus clientes repitiendo esta misma operación cada día del año, e indica al Operador del Mercado (OMIE) dónde quiere que sea entregada y qué cantidad a cada hora. El propio mercado es el encargado de avisar a las Distribuidoras para que tengan preparadas sus redes para tal fin.

En una factura eléctrica cualquiera, el usuario paga por los conceptos de Potencia y de Energía. La parte de Potencia (con el precio por kW contratado y día, tal como marca el BOE o con un incremento para la Comercializadora) se la lleva la empresa Distribuidora de la zona. La parte de la Energía (en la que también hay un porcentaje para la Distribución) es la destinada a pagar los costes de la adquisición de la energía en el MIBEL y los gastos y beneficios de la empresa Comercializadora.

 

¿Has comprendido ya la diferencia entre Comercializadora y Distribuidora?

Pues con ello sabrás también que lo que importa es lo bien que compre tu Comercializadora en el Mercado y que sepa trasladarte con ello el mejor precio posible.

2 comentarios en “DISTRIBUIDORA O COMERCIALIZADORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *