MONO O TRIFÁSICA


El otro día me llamó un amigo que quería hacer un contrato de luz para un nuevo local comercial y al que le surgió una duda lógica que hoy quiero compartir contigo en este post, que he titulado (de forma poco original) MONO O TRIFÁSICA.

– “Chema, quiero contratar la luz y no sé si tengo que poner trifásica… ¿Qué es eso? ¿Qué opinas?”- 

Bueno, pues déjame resumirte el tema en 10 líneas…

 

Cualquier suministro eléctrico puede ser o monofásico o trifásico y esto, como toda la gente intuye, tiene que ver con la potencia, aunque no en la forma en que la mayoría lo entiende ya que el que tengas uno u otro suministro NO influye ni en el tipo de tarifa ni en el precio del kilovatio, aunque sí en la cantidad de potencia que tengas que contratar.

A ver si te lo sé explicar…

 

Desde el contador a tu cuadro de automáticos puede entrar un solo cable de fase (el cable de fase es “el que trae la corriente”) o tres. Obviamente eso determina si tienes mono o trifásico. Si entra un solo cable de fase tendrás monofásico y podrás contratar como máximo, por normativa, una potencia de 14 kW que pasarán en fila por ese único cable. Un suministro monofásico no da para más.

 

Si no necesitas más energía y no vas a tener máquinas que necesiten más fases para funcionar, esta es la mejor opción. Sencilla, económica (los automáticos trifásicos para el cuadro general son más caros y el alquiler del contador monofásico es más barato) y con la potencia que finalmente contrates (hasta los exactamente 14,490 kW que se permiten) totalmente disponible para todos los aparatos que puedas conectar. Las instalaciones monofásicas son las que se corresponden a la inmensa mayoría de los hogares, oficinas y pymes.

 

Ahora bien, puede ser que la suma de potencia de todo lo que en un momento determinado puedas tener en marcha supere los 14 kW. Entonces no tendrás más remedio que cambiar la instalación y adecuarla para tener trifásico (y traer dos cables más de corriente desde el contador).
O también puede pasar que vayas a instalar una máquina que necesite las tres fases (como un potente aire acondicionado) o que tu vivienda o local tenga ya hecha una instalación muy antigua, de cuando casi todo se hacía trifásico por sistema.

 

Sea cual sea el caso, cuando tienes una instalación trifásica, dado que la inmensa mayoría de aparatos te van a funcionar sólo con una fase, tendrás que dividir la propia instalación en tres partes monofásicas, salvo para las máquinas específicas que utilicen las tres fases a la vez. ¿Claro?

 

¿Cuál es el problema? Pues que la potencia máxima que contrates también se dividirá entre las tres partes de la instalación.

 

 

Me explico: si contratas 9,2 kW (ejemplo de potencia monofásica normalizada) podrás enchufar, por ejemplo, una sola máquina monofásica que consuma hasta 9,2 ó tantas máquinas como quieras cuya suma no supere 9,2. Evidente, ¿no?

Si tienes contratados 10,390 kW (ejemplo de potencia trifásica normalizada) podrás conectar una sola máquina trifásica que consuma hasta 10,390 (¡bien!).  Si lo que tienes son aparatos monofásicos, tendrás que enchufarlos repartiéndolos entre las tres fases con un máximo de 3,5 kW (10,390 entre 3) en cada una o el limitador te cortará por exceso.

Si lo que tienes es un mix de aparatos, los trifásicos repartirán su potencia entre las tres fases y los monofásicos irán cargándose además en cada una de ellas.

¿Y qué pasa si en una sola fase ya tienes más de 3,5 kW y el resto las tienes sin consumo? Pues lamentablemente el limitador cortará, porque mide el consumo repartido, penaliza los desequilibrios y no permite que te excedas de una tercera parte del total en cada fase.

Por eso tener trifásico con poca potencia contratada puede ser un problema.

 

 

Entonces…. ¿mono o tri?

Bueno, pues creo que ahora está más claro: si no vas a necesitar más de 14kW, hazlo en monofásico. Incluso hay máquinas que tienen la opción interna de conexión en ambas posibilidades. Pero si vas a necesitar más potencia para tu instalación tendrás que pasar por el aro y hacerte una trifásica. La única precaución será la de equilibrar bien las tres fases para que estén compensadas y puedas utilizar tu instalación sin que el limitador te corte por excesos de uno u otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *