PAGARÉ O CONFIRMING A 180 DÍAS… ¿SEGUIMOS LOCOS?


Post publicado en LinkedIn el 11/09/2017

Dejé el mundo de la construcción allá por 2012.   El motivo: que mi instaladora tenía que financiar los colegios, centros de salud y viviendas en las que entraba a trabajar.  Llegó el momento en que la cuerda de la liquidez se tensó tanto que se rompió y el pozo se secó de costear tanto edificio…

(Nota para el recién llegado: Imagina montar una empresa, bajar los precios al infierno para conseguir trabajo y pagar de tu bolsillo todos los sueldos y los gastos y cargas fiscales que se te ocurra añadir, durante 6 largos meses. Sin empezar a ver un euro hasta entonces. ¡Quéjate entonces de salarios basura, las jornadas de 12 horas y las obras mal ejecutadas!)

 

Eso era la burbuja de la construcción en 2010.

He vuelto cinco años después, tras rehabilitarme de tanto pagaré en vena, para encontrarme con los mismos mercadeos. Vale, no sé tú pero yo no voy a recaer. Si te gustan las emociones fuertes…

Pero para los que sigan enganchados sin quererlo, una pista: da valor a lo que sabes hacer, sé imprescindible y marca la diferencia. Si compites por el céntimo en cada enchufe que montes no estarás logrando obras, estarás perdiendo vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *