DARTE DE BAJA DE UN SERVICIO


Algunas compañías eléctricas ofrecen servicios complementarios al suministro de energía a sus clientes. Son servicios del tipo Luz Negocios, Asistencia Pymes y otros…, que se pagan en la misma factura de la luz y cuyo precio varía habitualmente dependiendo de la potencia contratada (criterio que no tengo claro si tiene mucho sentido).

Si bien siempre te cuentan que son recomendables por las características de nuestra instalación y que compensa lo que cuesta vs lo que aporta, me atrevo a decir que en la mayoría de las ocasiones el cliente está contratando un servicio que no necesita, que nunca usa, que se lo puede dar (cuando le haga realmente falta) su electricista de confianza o incluso que lo tiene ya incluido en su propio seguro de hogar o de negocio, por lo que está pagando dos veces por lo mismo.

 

En estos años he conocido situaciones en las que un cliente tenía contratado un servicio con su comercializadora y, al cambiar de empresa, se le ha seguido cobrando a pesar de estar comprando la electricidad a otra compañía e, incluso, estar pagando por algo similar en la nueva eléctrica.

 

La justificación habitual cuando les llamas es que, si bien el servicio se firmó en los mismos documentos que el contrato de la luz, se trata de un complemento opcional anexo al contrato, por lo que “nada tiene que ver con que le pague la luz a otra empresa”.
La realidad, como te puedes imaginar, puede ser de lo más variopinta. Conozco casos en los que el servicio “apareció sin más” en la factura de un mes para otro, y llegó para quedarse.

 

A lo que iba hoy: cuando cambies de compañía eléctrica y no quieras seguir pagando eternamente esa cuota, es fundamental que dediques una llamada telefónica ex profeso a darte de baja del servicio. En esa llamada, que debe realizar sí o sí el titular del contrato y que incluirá seguro una grabación, te pedirán datos como apellidos, DNI y número de cuenta bancaria donde tienes domiciliado el recibo, por lo que mejor que los tengas a mano. Pero lo más importante, lo de verdad más importante de esa llamada, es que tú exijas que te den el número de trámite o expediente que haya asignado la compañía a tu solicitud de baja.

Los trámites telefónicos tienen cosas curiosas y una de ellas es que las grabaciones, como si escritos fueran, también “se traspapelan” cuando tienes que reclamar por tus derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *